Blog

La identidad en la acción política local: saber lo que se es para saber hacia dónde ir

Sin categoría

Trabajando con alcaldes hemos aprendido muchas cosas, pero hay una que es crucial en nuestra opinión: no se puede gobernar un pueblo, o una ciudad mediana, sin apostar claramente por un refuerzo identitario de toda la acción política. Decía Michael Walzer que cuando las identidades se multiplican las pasiones se dividen. En plena época de paroxismo identitario, la pasión por nuestros pueblos no sólo es de las más sanas, también es de las más necesarias.

En nuestro último post decíamos que no se puede encomendar el éxito de las políticas turísticas en el nivel local exclusivamente a las cuestiones identitarias, pues todo el mundo tiene fiestas patronales, pero es que entonces hablábamos de la USP  Unique Selling Propositición (https://en.wikipedia.org/wiki/Unique_selling_proposition) de lo que te hace diferente, de lo que te hace destacar en toda la oferta… turística, pensando en el visitante, en el turista, y no en el elector. De hecho proponíamos que todo Ayuntamiento tuviera dos webs,una institucional para sus administrados y otra turística para sus potenciales visitantes.

Pues bien, toca ahora hablar de cómo la identidad es el mejor motor para la acción política local, no hace falta que nos elevemos hasta las teorías de Bauman sobre la sociedad líquida en la que ya nada permanece, nada perdura, nada es estable, nada… salvo la identidad. Algo que hemos podido comprobar especialmente en nuestro país en estos 10 años de crisis salvaje, en los que se ha visto cómo resurgían banderas y abanderados de periferias y centros, en ausencia de otras certidumbres, como la laboral o la económica, y es que cuando todo falla, cuando nada es como se espera que sea, lo único indiscutible, lo único que nos da un punto fijo al que aferrarnos es la identidad.

No falla, si apoyas tu gestión en la identidad, tus convecinos, tus electores, sentirán que lo que haces les representa, se reforzará su autoestima, en una suerte de retroalimentación que llenará de dinamismo la vida social de la localidad.

Aunque el fenómeno tiene riesgos, el principal reside en confundir identidad con exclusión, o con recelo hacia lo foráneo, porque favorecer la identidad en todos los fenómenos culturales, sociales y/o festivos no debe implicar el desprecio de lo ajeno, muy al contrario la clave reside en construir desde lo que se es, dejando las puertas abiertas para que esa entidad se amplíe con las aportaciones de sociedades como las nuestras cada vez más plurales.

Sí, se puede construir una identidad que sea tradicional y al mismo tiempo abierta y moderna, en la que los jóvenes reivindiquen los trajes regionales y la gastronomía de toda la vida, junto con espacios de modernidad y de intercambio, la cuestión está sobre todo en hacer que la ciudadanía, los vecinos, sientan que no están solos en el fragor y las dificultades diarias, que sepan que hay muchos que como ellos comparten la aventura de salir adelante y las desventuras de encontrar problemas para lograrlo.

Reforzar la identidad consiste fundamentalmente en saber entender lo que la gente considera esencialmente que es su localidad, en reivindicarlo de forma positiva, en convertirlo en una marca que todos quieran y con la que todos se sientan representados, en hacerlo visible en todas y cada una de las acciones políticas que se desarrollen, en ofrecer con generosidad esa marca a todos y todas los vecinos, entidades, empresas, sin patrimonizarla a nivel político ni mucho menos partidista. Porque cuando se tiene claro lo que se es, es más fácil decidir hacia dónde hay que avanzar.

Siempre es un buen momento para comprometer a toda la sociedad de una localidad en la definición de una identidad compartida, el mero hecho de ponerse manos a la obra en esa complicada construcción puede darle sentido a muchas iniciativas gubernamentales, y su consecución se verá siempre como un logro colectivo que reforzará el ego de nuestro pueblo. Y un ego fuerte siempre es mejor que una crisis de identidad.

El turismo no bastar… 16 julio, 2018 De injusticias y terr… 13 agosto, 2018