Blog

De injusticias y territorios

Sin categoría

Conocemos bien la España vacía, esa parte de nuestro país que, según Sergio del Molino, mantiene una difícil conversación con la España urbana y europea. Pueden parecer países extranjeros, pero parece evidente que, como indica el escritor, la “España urbana no se entiende sin la vacía”.

Todos conocemos la música, sabemos que los fondos europeos han ayudado al desarrollo de las zonas rurales, pero no conseguimos retener la letra: muy poca gente conoce los fondos LEADER y no ha oído hablar de los Grupos de Desarrollo Rural.

Estos grupos son los encargados de canalizar el apoyo económico que, siguiendo la metodología LEADER, sirven para fomentar las actividades de desarrollo de las diferentes comarcas, mejorando las condiciones de vida y trabajo de sus habitantes.

Hemos tenido la oportunidad de trabajar con estas entidades y los estudios que hemos elaborado nos han permitido conocer algo más sobre su realidad. Los propios colectivos que los conforman tienen problemas a la hora de concretar y definir sus objetivos con claridad, pero a la vez valoran positivamente la existencia de los grupos de acción local. En otras palabras, existen unos sólidos cimientos para construir asociaciones con mayor presencia en el tejido asociativo de nuestras comarcas, pero no lo conseguiremos si no somos capaces de dinamizar su actividad, dando visibilidad y promocionando su labor.

Lo fácil sería asumir que a la España vacía no le queda más que pasado, pero los territorios despoblados merecen ser parte de un debate que les afecta directamente. ¿Por qué resignarnos? Es compatible apostar por la digitalización en ciudades y pueblos y es justo pelear por su futuro, dar una oportunidad a todos los territorios.

PD: Sirva este post como homenaje a los colectivos que trabajan para evitar que sus comarcas se vacíen.

La identidad en la ac… 18 julio, 2018 Sobre liderazgo local 31 agosto, 2018