Blog

Instagram y las campañas electorales

Sin categoría

Los millenials son cosa del pasado. La generación Z, los nacidos entre 1994 y 2010, son los auténticos nativos digitales y esto también es un reto para la comunicación política.
De esta nueva generación sabemos, además de su gusto por el trap, que usan más las redes que cualquier otro segmento de la población, son más dependientes de la tecnología, utilizan un vocabulario propio y demuestran un mayor activismo social.
En nuestro post sobre jóvenes y redes sociales advertimos que Instagram es la plataforma que más ha subido en número de usuarios en el último año (un 45%). El estudio elaborado por IAB nos indica que es la tercera red mejor valorada por los usuarios después de Whatsapp y Youtube. Además, sabemos que los jóvenes son los que más tiempo dedican a las redes sociales: en edades comprendidas entre 16 y 30 años el uso diario de las redes asciende a 1 hora y 10 minutos de media.
El estudio aporta otros datos interesantes. Cuando se pregunta a los encuestados por las actividades realizadas, el 66% afirma que utiliza las redes para enviar mensajes, seguido por un 56% que las utiliza para ver vídeos o escuchar música, y de un 44% que emplea su tiempo en ver qué hacen sus contactos. Mensajes, vídeos, curiosidad… Se ajusta bastante a las características de Instagram, ¿no?
Con toda esta información tenemos una base bastante sólida para pensar en esta herramienta como un potente canal de interacción con los más jóvenes. Pero hay que tener claro que esta plataforma no se presta a un debate político como al que estamos acostumbrados en Twitter. Tampoco valen los posts largos de Facebook. Instagram es esencialmente una red amable, ideal para mostrar el perfil más humano de un candidato o cargo público. Publicaciones con una excesiva carga política pueden alejar a nuestros seguidores, mandarlos directamente a Twitter.
En Instagram seguimos la vida, el día a día de las personas que nos interesan por uno u otro motivo y esto puede resultar bastante útil. Vamos a adaptarnos.

Sobre liderazgo local 31 agosto, 2018